Con relación al limpiaparabrisas de un coche, podemos decir que pocas piezas de un automóvil pueden ser tan sencillas y al mismo tiempo tan importantes como esta.

Mientras el parabrisas y el vidrio trasero estén limpios, no lo necesitaremos para nada. Sin embargo, si vamos a realizar trayectos en medio de polvo, nieve o lluvia, son absolutamente necesarios, por la seguridad de todos.

La vida útil de un limpiaparabrisas puede oscilar entre 6 meses o dos años, dependiendo de su calidad y de las condiciones climáticas. El sol, la arena y la nieve van dañando la frágil escobilla, perdiendo su capacidad de limpieza.

Es importante cambiar a tiempo un limpiaparabrisas con las escobillas desgastadas y resecas, ya que termina rayando el parabrisas del coche, con el paso del tiempo.

Seguridad

La mala visibilidad ocasiona muchos accidentes fatales, en las carreteras. Cuanto mayor sea la velocidad, el tiempo de reacción, entre el momento que logras observar algo y la acción que realizas, debe ser menor.

Por esta razón, una buena visibilidad es una condición de seguridad indispensable.

En trayectos por cualquier carretera, en clima lluvioso, deberás contar con limpiaparabrisas de alto rendimiento, que garanticen la mayor visibilidad posible.

El artículo 84 de la Ley sobre Seguridad Vial, sanciona con multa y retención del vehículo, cuando el mismo tenga el sistema del limpiaparabrisas en mal estado.

Inspección

Deberás observar que el limpiaparabrisas en general no esté doblado ni partido, ni golpeado. Si observas estos daños en cualquier cepillo, deberás cambiarlo de inmediato, ya que puedes necesitarlo en cualquier momento.

Luego, tendrás que inspeccionar la escobilla y cambiarla si observas desgaste, sequedad y grietas en la goma. El rendimiento de la limpieza de una escobilla reseca es muy deficiente.

Además, tienes que revisar, antes de coger una carretera, el funcionamiento de las dos velocidades del sistema. Si observas algún desperfecto, tendrás que arreglarlo con premura.

Por otra parte, no puedes dejar de inspeccionar el sistema del lavaparabrisas. Si este presenta alguna avería, deberás resolverlo lo más rápido posible.

La limpieza del limpiaparabrisas depende de la cantidad de agua jabonosa que aporte el lavaparabrisas. Pero además, no solo es la limpieza, sino que una falla del lavaparabrisas puede crear desgaste prematuro de los cepillos.

Selección

No todos los limpiaparabrisas le sirven a tu coche, ya que el diseño particular del servomotor y las dimensiones del parabrisas, requieren de un modelo en concreto.

Cualquier intento de colocar otro modelo ocasionará una avería en cualquier parte del sistema, la cual puede resultar cara.

Para evitar inconvenientes consulta el manual del vehículo o visita un establecimiento especializado donde puedan orientarte. Además, trata de comprar un cepillo de buena calidad, que pueda garantizarte una limpieza óptima y una larga vida útil.

Cambio

El procedimiento para cambiar un cepillo limpiaparabrisas es relativamente sencillo. Primeramente, levantas el brazo del limpiaparabrisas y, con ayuda de un destornillador, saca el cepillo viejo, de manera cuidadosa.

Seguidamente, insertas el cepillo nuevo en el clip del brazo y listo, ya has cambiado el cepillo.

Siempre se recomienda cambiar el cepillo limpiaparabrisas cada año, antes de que empiece a dar problemas.